EDITORIAL Vivir juntos desprovisto casarse y no ha transpirado la iglesia (2022)

Cada conmemoracion mas y no ha transpirado mas parejas viven juntas en concubinato. Es decir, sin estar casadas. Esto sucede en el interior desplazandolo hacia el pelo afuera de nuestras congregaciones. Si bien la generalidad sobre las miembros del clero reconoce la cohabitacion igual que una violacion a las principios biblicos, hoy la iglesia se halla en un dilema por consiguiente no esta inmune a este creciente engendro.

El Centro para el Control de Enfermedades asi­ como el foco Nacional sobre Estadisticas sobre salubridad sobre Prevencion estiman que el 48% de las hembras en edades dentro de 15 y 44 anos fue a vivir con un hombre por primera vez. Este numero se habia importante al 43% en el 2002 de 34% en 1995. La indice sobre nupcialidad en las Estados Unidos se haya en un insignificante historico sobre 6,8 por mil de la colectividad total a partir de 2011 en contraposicion con 8,2 en 2000. La tendencia es clara y no podemos ignorarla.

Conocemos que la Biblia presenta la convivencia o el vivir juntos primero de casarse igual que la violacion a las principios establecidos por Dios. Vemos al matrimonio como un pacto que nunca comenzo con el varon aunque que su inicio asi­ como esquema han sido de Dios (principio 1 24-25) . Lo cual no lo dudamos. Es abundante mas que un compromiso de “vivir juntos”. Pero, la certeza seri­a otra.

Gran cantidad de comparten la idea que vivir juntos falto casarse es una manera de “probar” En Caso De Que la relacion funciona o no. Las resultados de gran cantidad once de estudios revelan que esta clase sobre arreglos es conocido en la mayoridad de los casos por el hombre igual que sexo carente apuro mientras la mayoridad de estas hembras lo ven como un camino intermedio (previo) hacia el matrimonio. Lo ven para “compartir” el apego, 2 perspectivas completamente variados. Estas mismas investigaciones demuestran que ambas actitudes despreocupadas Solamente revelan la dolorosa inestabilidad familiar asi­ como social. Enmascaran diferentes niveles sobre culpabilidad porque las personas sencillamente se comprometen hasta en donde quieren o sencillamente llegan a comprometerse al minimo. Las cifras revelan que son menos del 20% las parejas que llegan a casarse luego sobre encontrarse vivido juntos. Las chicas que conviven con sus novios sufren sobre gran insatisfaccion y no ha transpirado tristeza que las casadas. Otras investigaciones revelan la gran incidencia de salvajismo domestica hacia la chica y los ninos cuando no encontrari?s un boda legal. Por En Caso De Que afuera poco, el consecuencia es que algunos que viven juntos carente casarse tienen cincuenta% mas probabilidades de divorciarse despues que las parejas casadas.

La pregunta que surge es ?como podemos en la iglesia batallar y no ha transpirado intentar sanamente el argumento sobre vivir juntos sin casarse? Permitame hacer 3 sugerencias practicas de eso

Primeramente, necesitamos asistir a las parejas que Hay En Dia permanecen en este estado a ver la certeza biblica. Pero este nunca es el pecado imperdonable, es importante instruir a los usuarios la modo que Dios mira al casamiento. Implica educar la Palabra sobre Dios en apego animandoles a confesar y no ha transpirado compungirse sobre esta naturaleza. La intencion tiene que ser estimularlos a remediar la posicion, especialmente adentro sobre la comunidad en que conviven, sus familiares asi­ como aquellos que se encuentran conocedor sobre eso. Debemos sobre cuidarnos sobre nunca ventilar al viento libre “los trapos sucios” degradando a las personas. Por el opuesto, con cautela amonestarles y animarles a tomar pasos correctivos. No podemos hacernos de la mirada gorda o ver hacia el otro lado ante estas situaciones.

En segundo punto, necesitamos realizar y darle al casamiento El prestigio que merece. Resaltar los valores sobre pacto desplazandolo hacia el pelo conmemorar las votos matrimoniales son la manera sobre ensenar desplazandolo hacia el pelo educar a la colectividad de el plan sobre Dios Con El Fin De la casa, en particular a las nuevos creyentes. Aproveche instantes especificos ya sea en grupos pequenos, eventos parientes o especificas y/o desde el pulpito Con El Fin De elevar el valor del matrimonio ante las ojos sobre Dios. ?Celebre!

Para terminar, provea un plan Con El Fin De auxiliar y animar a las parejas de la iglesia y la comunidad. Ofrezca cada anualidad Taller o talleres sobre enriquecimiento asi­ como fortalecimiento para parejas. Los retiros, campanas y dias especiales Del mismo modo que presentar consejeria matrimonial son diferentes clases de colaborar a los actuales desplazandolo hacia el pelo futuros matrimonios.